Comentaris i notícies

Ha mort el Dr. Hèlios Pardell i Alentà

La Junta de Govern del Col·legi de Metges de Barcelona expressa el seu condol i el de tota la professió, davant la sobtada mort de la persona que tant ha aportat a la formació mèdica continuada del país, a la institució col·legial, al desenvolupament del professionalisme mèdic i al Centre d’Estudis Col·legials (CEC).

 

Artícle d'Arcadi Gual publicat a La Vanguardia (1/11/2008)

 

Formador de médicos

HELIOS PARDELL (1946-2008) Médico

Nace 62 años en Llardecans (Lleida) Helios Pardell. Su nombre es tan poco frecuente que decididamente le identifica. Helios es el primero en la saga de los Pardell; Helios II tenor, y Helios III, que ocupa el último lugar de la saga, tiene cinco años y mucho futuro.

Situemos el personaje: 1946, posguerra, Llardecans con algo más de 1.000 habitantes y perdiendo población cada año es un pueblo de Lleida, comarca del Segrià. La agricultura del pueblo es de secano y su economía también es seca. El niño crece tanto como crecen sus aspiraciones; se va a Barcelona a estudiar, se va ha hacer carrera y el pueblo observa cómo se va otro habitante. ¿Volverá?

Pardell estudia en la Facultad de Medicina de la Universitat de Barcelona. Se hace médico y después escoge la especialidad de internista que en aquellos años era una especialidad codiciada. Pero vislumbra que el saber enciclopédico ya no es la moda, no es el futuro, y se especializa en un segmento, la hipertensión. Un rasgo sobresaliente de Helios fue su pragmatismo asociado a saber dejar cosas para profundizar en otras sin nostalgia y mucho menos sin rencor. ¿Dónde se puede influir en la hipertensión? ¿Dónde se puede hacer algo por los pacientes, por las personas? Para dar respuesta a estas preguntas escoge lo que ahora llamamos un factor de riesgo: el tabaquismo. Desde la conselleria de Sanitat coordina diferentes campañas en la lucha antitabáquica y sigue su camino.

Sus convicciones personales se centran cada vez más en la profesión y en el ámbito profesional. No es de extrañar que ello le conduzca a colaborar cada vez más estrechamente con las estructuras más cercanas a los profesionales y concretamente y en primer lugar con el Col · legi de Metges de Barcelona, con el Consell de Col · legis de Metges de Catalunya después y finalmente con el Consejo General de Colegios de Médicos de España.

Decididamente Helios se puede definir como un hombre colegial tanto en cuanto entendió y defendió este espacio como hábitat natural del profesional médico. Y siguió profundizando en nuevos espacios y ahondó en las responsabilidades colegiales. Declamó hasta la saciedad que es responsabilidad de estos espacios profesionales el ayudar a los médicos a ser mejores, a ser más competentes a observar y comprometerse con los valores de lo que a él le gustaba señalar como profesionalismo y otros llaman profesionalidad.

Bajo esta idea subyacen elementos calientes, no siempre políticamente correctos, como la dicotomía entre el desarrollo profesional continuo y la carrera profesional, la colegiación obligatoria, la recolegiación y la recertificación. Nunca huyó del enfrentamiento dialéctico y nunca se apartó de la defensa de sus ideas desde la argumentación técnica. Dejó espacio a los políticos pero nunca sobrepasó sus límites.

Helios ha ocupado numerosos cargos en diferentes instituciones (como el COMB, el CGCME-OMC), en diferentes sociedades científicas de medicina interna e hipertensión, y en diferentes ámbitos internacionales (UEMS, EACCME, GAME) y se puede asegurar que la lista completa es extensísima.

Pero es mejor centrar un aspecto que enumerar cargos y trabajos. En los últimos años Helios dedicó buena parte de su trabajo a favorecer la formación de sus amigos los médicos. Cocinó con diferentes actores, administración, universidades, sociedades científicas, y los propios colegios profesionales el Sistema Español de Acreditación de la Formación Médica Continuada (Seaformec), del que era hasta ayer su director. Su trabajo, incansable, tenía como meta dar un servicio a los médicos sin perder el objetivo de asegurar al paciente la mejor de las atenciones médicas posibles.

Pero si sólo hablamos de estos aspectos técnicos no centraríamos su personalidad. Helios no sólo ha sido un buen técnico en su parcela. A Helios no se puede ni debe negar su condición de intelectual. Su interés por la historia de su pueblo, su comarca y sus gentes, así como su vasto conocimiento y estudios de la contienda civil española le llevan a una condición que podemos calificar de analista de la realidad. Pero es que su parcela, la formación de los profesionales, también la elevó a una condición mayor. Desde otro de sus ámbitos de actuación, la Fundación Educación Médica ha expresado en los últimos años algunas de sus ideas más arriesgadas sobre lo que es y lo que será la profesión de médico en el futuro inmediato.

Ayer Helios Pardell volvió a Llardecans. Lo recibió su hermano Josep M ª Pardell, actual alcalde del pueblo. Volvió como hijo ilustre para descansar para siempre en el pueblo del que un día salió y del que nunca se olvidó. La profesión le debe más que un buen recuerdo, le debe un compromiso.

 

ARCADI GUAL

 

- Veure artícle en versió PDF

COMB
© Col·legi Oficial de Metges de Barcelona
Darrera actualització:
Inici | Contacta'ns | Avís legal | Política de Cookies | Mapa web